Los taxistas colapsan Londres a pocos días de las Olimpiadas

Más de 200 taxistas bloquearon este martes el centro de Londres en protesta por la prohibición de los organizadores de los Juegos Olímpicos de Londres de que circulen por los carriles que a partir del 25 de julio se destinarán a comitivas olímpicas, atletas y vehículos autorizados.

 

Los conductores de los «Black Cabs» (tradicionales taxis negros londinenses) se manifestaron durante una hora y media, desde las 13 horas GMT, enfrente de las Casas del Parlamento, en el barrio de Westminster, donde paralizaron el tráfico e hicieron sonar sus bocinas en señal de rechazo.

 

Su protesta tuvo como blanco a los organizadores de los Juegos Olímpicos, que arrancarán este 27 de julio, después de que estos destinaran carriles específicos en Londres y alrededores para los participantes en los Juegos, a fin de agilizar el transporte.

Los primeros 48,2 kilómetros de estas rutas prioritarias han sido marcadas por pintores que han trabajado contrarreloj en los últimos días para tener todo a punto para el evento.

 

Los conductores que invadan esos carriles olímpicos, incluidos los taxistas, serán multados con 130 libras (165,8 euros), según indicaron las autoridades.

Jonathan Myers, del sindicato de taxistas, lamentó hoy ante los medios británicos el hecho de que «no vaya a haber un acceso a esos carriles para ningún vehículo que no sea parte de la familia olímpica».

 

«Los taxis quedan excluidos, lo que es inaceptable y erróneo. Esta es una ciudad de gente trabajadora y necesitamos continuar con nuestros trabajos», observó.

 

Tras la llegada de estos conductores a la plaza del Parlamento, los taxistas se apearon de sus vehículos, alterando la circulación en las zonas de Whitehall, Millbank y el puente de Westminster.

 

Myers explicó que la protesta se había organizado al lado del Parlamento «para que los diputados puedan despertar y escuchar de lo que estamos hablando».

Según su versión, a los taxistas les resultará «absolutamente imposible» transportar a sus clientes por la capital durante los Juegos cuando entren en vigor estas restricciones el 25 de julio.

 

«Londres va a estar atascado y hoy les estamos mostrando lo que es estar atascado», argumentó el taxista, cuyo gremio planea llevar a cabo más protestas este lunes y el 27 de julio, cuando el evento arrancará oficialmente.

 

Además, Myers indicó que sus colegas taxistas se habían sentido traicionados por las autoridades pues cuando éstas hicieron campaña para lograr que Londres fuera escogida sede olímpica, esgrimieron como uno de los atractivos de la ciudad los icónicos taxis negros.