Roma no intentará ser olímpica en 2020 y los italianos lo respaldan

Los italianos, acuciados por un grave crisis económica y el duro plan de austeridad puesto en marcha por el Gobierno, no querían que se celebrasen en Roma los Juegos Olímpicos de 2020, como demuestran los sondeos y las opiniones publicadas por la prensa del país.

Con un velo de tristeza, la mayoría de los italianos ha dado la razón al presidente del Gobierno, el tecnócrata Mario Monti, quien ayer decidió no dar su autorización para la presentación de la candidatura de Roma como ciudad olímpica para 2020 ante la falta de «garantías» económicas.

En sendos sondeos publicados en el diario «La Repubblica» y el deportivo «La Gazzetta dello Sport», más del 80 por ciento de los encuestados han considerado que Monti ha hecho bien en no dar su visto bueno a la candidatura.

Solo los deportistas, los organizadores y administradores de Roma y su provincia, así como los políticos del anterior Gobierno que impulsaron la candidatura se han mostrado desilusionados y han acusado a Monti de su decisión.

Un artículo en portada de «La Gazzetta dello Sport» lamenta que se haya perdido la oportunidad de ver la llama olímpica después de 52 años (Roma 1960), pero también destaca que cuando se presentó la candidatura el 70-80 por ciento de los italianos eran favorables, ahora es justo lo contrario.