Injusticias en los Juegos de Londres, 5 errores como 5 Aros

Los Juegos Olímpicos no están exentos de errores, que generan frustración e injusticias. Son tan olímpicos como los cinco anillos, y los primeros días de competición en Londres 2012 lo demuestran. Cinco errores como cinco aros olímpicos y lo peor es que dos de ellos nos han ‘tocado’ muy directamente.

1. Waterpolo: La selección española de waterpolo masculino presentó un inútil recurso por un gol anulado por el árbitro a cuatro segundos del final del partido, lo que le costó caer por 8-7 ante Croacia. Aunque el árbitro de línea de gol concedió el tanto, el juez principal decidió no sumar el que hubiera sido el tanto del empate y la FINA desestimó la reclamación española.

2. Esgrima: La alemana Britta Heidemann esperó casi media hora para conocer si pasaba o no a la final olímpica porque su rival, la surcoreana Shin A-Lam, puso en duda la legitimidad de lo que indicaba el cronómetro. La alemana se impuso gracias a un punto conseguido en el último segundo. Con el marcador igualado a cinco en el tiempo extra, resultado que hacía finalista a Shin, según las reglas, Heidemann lanzó un ataque en busca de la victoria. Finalmente pudo tocar a su rival con la espada, pero la surcoreana y su equipo protestaron el punto por entender que había sido fuera del tiempo reglamentario. Después de varios minutos de deliberaciones, el jurado decidió que la acción de la campeona del mundo había sido válida, lo que desató un hecho insólito: Shin permaneció sentada y llorando sobre la pista un largo rato, negándose a abandonar el lugar.

3. Natación: También la tecnología fue falible en la piscina de Londres. El campeón del mundo y olímpico Park Tae-Hwan temió por su presencia en la final de 400 metros libres ya que fue descalificado en su serie por una supuesta salida en falso. Como otros nadadores, Park escuchó una señal acústica que confundió con la de salida. Al final se demostró que fue un error técnico y la FINA aceptó la protesta del surcoreano.

4. Gimnasia: El video sí es básico para las decisiones en esta disciplina. Solo tras una protesta de Japón se tomó en cuenta la salida del caballo con arcos del campeón del mundo de programa completo, Kohei Uchimura. Precisamente su compatriota Teruaki Takeuchi, juez jefe, había omitido el medio punto de ese movimiento en la valoración final. La tecnología ayudó en este caso a corregir el error humano, aunque como se demostró en los ejemplos anteriores tampoco es infalible.

5. Voley Playa. Con 13-12 en el marcador del desempate del duelo entre la pareja española Pablo Herrera y Adrián Gavira y los estadounidenses Phil Dalhausser y Todd Rogers, unos claros dobles de este último le dieron un punto decisivo que les terminaría dando el triunfo a los números dos del ranking mundial por 15-13.