El difícil último peldaño (78-100)

Mate de Kevin Durant delante de Calderón e Ibaka
Mate de Kevin Durant delante de Calderón e Ibaka

El deporte tiene cosas complicadas. Muchas. La mayoría. Todos hemos oído muchas veces aquello de que lo complicado y difícil no es llegar, sino mantenerse. Es una obviedad, pero a veces el último peldaño cuesta demasiado, porque la altura que has de subir es proporcional a los méritos, por más que algunos a tu alrededor se empeñen en decirte que no hay tanta diferencia entre el segundo y el primero.

Todavía no he hablado de baloncesto. ¿O sí? La actual diferencia entre España y Estados Unidos es inmensa. No 22 puntos (78-100) sino toda una vida de éxitos, que además hemos tratado de poner, a veces, las menos, en entredicho y, otras, la mayoría, de imitar. O es que no nos acordamos de la marca ÑBA.

Pero no fue el marketing quién nos hizo soñar. Fue en 1984 en Los Ángeles cuando, en las horas de sueño, quisimos vivirlo. Luego la pesadilla de Angola en Barcelona 92 se palió con el aplauso al primer Dream Team de Jordan, Bird y Magic, entre otros.

Allí donde el primer Dream Team arrancó la Historia, allí donde comenzó todo. Volvió. La NBA regresó a demostrar al mundo que su baloncesto es de otro nivel y que, si es verdad, que España ya no es la cenicienta de Los Ángeles pero tampoco es rival en condiciones normales. Es sencillamente inferior, pero no siempre pierden los peores. Es lo lógico, pero el deporte tiene revanchas y en Londres habrá que tratar de sorprender a los mejores. Es posible, pero muy, muy difícil.

España, en su último amistoso,  jugó a su nivel, pero despertó el hambre competitivo de un equipo formado para divertir, divertirse y, sobre todo, ganar. Que además identifica a España como la única amenaza y que tenía ganas de poner las cosas en su sitio. Y lo hizo después de ver como en el primer cuarto España les demostraba que podían plantarle cara. Otra cosa era aguantar la mirada. Ahí no.

Del 23-21 favorable a España después de los primeros diez minutos al 78-100 pasaron muchas cosas, pero todas se escribieron con la calidad de un equipo NBA que tuvo a Lebron James, con 25 puntos, como su gran referente. Un triple en la cara de Pau Gasol en el último cuarto será la imagen que probablemente mañana venderán en miles de informativos de todo el mundo para refrendar la superioridad de la NBA en el deporte de la canasta.  Esa o los interminables rectificados de Carmelo Anthony, que con 27 puntos se reivindicó como un jugador vital en el ataque, y que volvieron locos a los españoles. Pero esa es una realidad conocida. Las estrellas de la NBA son capaces de eso y de mucho más, pero también lo son de irse de un partido y es ahí donde, desde la sorpresa, España puede aspirar a subir, aunque sea un solo día, el último peldaño. Si lo hace en Londres, le espera la gloria. En Barcelona, sólo los titulares. Pues bien, que esos reflejen a Lebron en la cara de Gasol.

FICHA TÉCNICA.

–RESULTADO: ESPAÑA, 78 – ESTADOS UNIDOS, 100.

–EQUIPOS.

ESPAÑA: Calderón (4), Navarro (11), Rudy Fernández (8), Ibaka (16), Pau Gasol (19) –cinco inicial–; Reyes (7), Claver (7), San Emeterio (2), Llull (1) y Sada (3).

ESTADOS UNIDOS: Paul (5), Bryant (6), James (25), Durant (13), Chandler (2) –cinco inicial–; Westbrook (9), Williams (4), Iguodala (-), Love (2), Harden (7), Davis (-) y Anthony (27).

–PARCIALES: 23-21, 17-27, 20-26 y 18-26.

–ÁRBITROS: Martín Bertrán, Kogut y Perea Lorente. Eliminaron a Chandler en Estados Unidos.

–PABELLÓN: Palau Sant Jordi, 16.200 espectadores.
Noticias relacionadas

Calendario y Horario del Baloncesto masculino en Londres
“USA no es imbatible, nadie lo es”
El equipo de España en baloncesto para los Juegos
LeBron y Bryant estrellas del equipo de Estados Unidos