El balonmano necesita ganar el Europeo o una carambola para estar en Londres

En la mente de jugadores, técnicos y directivos de la Real Federación Española de Balonmano solo hay cabida para un objetivo, sellar el pasaporte para los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Esa meta obligará a la selección española de balonmano a ganar el Europeo que arrancará el próximo domingo en Serbia o, como mínimo, llegar a la final, siempre que Francia sea el campeón.

«El objetivo es conseguir la plaza olímpica y vamos muy ilusionados para ello, pero el Europeo es muy difícil», señaló el seleccionador Valero Rivera durante la presentación del equipo que viajará a tierras balcánicas.

Rivera no dudó en advertir de las dificultades que entrañará la primera fase del torneo, en la que España se medirá con Francia, vigente campeona olímpica, mundial y continental, Hungría y Rusia.

«Empezamos con el partido más difícil, contra una Francia que no ha perdido con nadie en los últimos años, aunque también es cierto que en los últimos tres años no nos ha conseguido ganar, aunque la clave será el segundo partido, el duelo con Hungría», añadió el técnico español.

Todos los miembros de la delegación española son conscientes del elevado nivel de exigencia de cada partido del Europeo, una competición en la que, como señaló el lateral Alberto Entrerríos, no se puede cometer ningún error.

«El Europeo es un campeonato con un altísimo nivel en el que no puedes permitirte ningún despiste, porque no hay ningún partido fácil», indicó el internacional español, que considera indispensable acceder a la segunda fase con puntos en el casillero.