Ciclismo de ruta: España, a defender este sábado el título olímpico

Equipo olímpico español de ciclismo
Equipo olímpico español de ciclismo

Con la prueba de fondo masculina comienza mañana, a partir de las 10,00 –una hora más en España- el ciclismo de los Juegos Olímpicos de Londres. Como manifestaba el seleccionador, José Luis De Santos, “defendemos el título y lo daremos todo por revalidarlo”, siendo consciente de que “nuestras bazas son endurecer la carrera”.

Ayer, la selección –integrada por Jonathan Castroviejo, José Joaquín Rojas, Luis León Sánchez, Alejandro Valverde y Fran Ventoso– entrenó en el circuito olímpico, en especial en esa parte más selectiva de Box Hill, el circuito de 15,5 kilómetros al que se darán nueve vueltas. “Es más o menos lo que nos esperábamos –comentaba el técnico español-, aunque la subida es bastante pestosa, no hay mucho descanso y habrá que trabajar mucho para romper allí la carrera y dejar a los sprinters, pero somos conscientes de lo que tenemos que hacer si queremos tener opciones. Y es que luego son más de 30 kilómetros hasta la meta y hay tiempo de organizarse”.

Los murcianos Valverde y Sánchez parecen ser las principales opciones. El primero, por su experiencia en este tipo de carreras, y aunque viene “bastante bien de forma” es consciente de que “no es el mejor circuito para mi”, según declaraba a El País. El de Rabobank, protagonista incansable en el pasado Tour, insistía en la tesis del seleccionador. “La subida se puede hacer dura y seguro que se cortará la carrera y que podría salir de aquí un grupo de 10 con ventaja, pero luego quedan 30 kilómetros hasta la meta por carreteras anchas en las que se pueden organizar muy bien los sprinters. Creo que ni con dos minutos llegaríamos”.

Y es que, como decía en el mismo medio Ventoso, “han puesto una alfombra roja para Cavendish”, refrendando la condición de favorito del esprinter británico, tomando como referencias no sólo el recorrido –no nos olvidemos que ganó también la preolímpica del año pasado, aunque era más corta-, sino el trabajo de su selección el año pasado en Copenhague, si bien ahora la reducción a cinco corredores, como máximo, por equipo hará más difícil controlar la carrera.

Dos conceptos, dos carreras

Y es que, aunque sea una carrera muy distinta a todas las demás, la prueba olímpica de mañana, sobre 250 kilómetros, se prevé como un enfrentamiento entre dos conceptos de ciclismo: los que desean que se llegue al sprint y los que, como España, intentarán dejar fuera de juego a los hombres rápidos.

Aparte de la selección británica, Australia, con Matthew Goss, y Alemania, con Andrei Greipel, secundado por John Degenkolb, e incluso Bélgica, si apuesta por Tom Boonen –cuyo estado es una incógnita- o Dinamarca, con Matti Breschel podrían estar interesadas en esa llegada masiva, sin olvidarnos, claro está, del siempre sorprendente Peter Sagan.

Por el contrario, la lista de ‘outsiders’ que quieren evitar esa llegada también puede subdividirse, tanto en aquellos que pueden imponer su llegada en grupos más reducidos –desde el noruego Edvald Boasson-Hagen, los italianos Sacha Modolo o Elia Viviani, el francés Arnaud Demare, el estadounidense Tyler Farrar o el holandés Lars Boom, sin olvidarnos de Rojas o Ventoso-, como los que necesitarían una dureza aún mayor, caso del belga Philippe Gilbert o el suizo Fabian Cancellara, por citar a los dos más representativos.

Hoy, en la víspera de la prueba, la selección ha realizado un entrenamiento más suave, mientras que De Santos ha tenido que cumplir con la labor más burocrática referida a inscripciones, reunión de directores… Esta tarde, charla técnica y descanso… y a ver la ceremonia de inauguración por la televisión ya que, lógicamente, no podrán tomar parte en la misma.

(Nota oficial de la RFEC – http://www.rfec.com/)