Candidatura Madrid 2020: regeneración y recuperación económica de España

Un gran proyecto, con un legado que será un modelo a seguir por sucesivas candidaturas, unido al respaldo y el compromiso de una ciudad y un país, impulsan a Madrid en su sueño de convertirse el próximo 7 de septiembre en la sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020. “Queremos los Juegos y precisamos de ellos. Abrigamos una ilusión y admitimos una necesidad”. Así lo reconocía Alejandro Blanco, presidente de la Sociedad Madrid 2020 y del Comité Olímpico Español, durante el desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum.

alejandro blanco coe madrid2020Tras la visita de la Comisión de Evaluación del COI el mes pasado, quedan varias etapas por cubrir. Son las presentaciones ante SportAccord en mayo, ante la Asamblea de los Comités Olímpicos Nacionales en junio y ante la Asamblea General del COI en julio. “Obtener los Juegos se ha convertido en una cuestión de interés general”, aseguraba Blanco. “Pedimos ahora los Juegos como satisfacción de un ideal, pero también como factor de impulso. Deseamos los Juegos como el reconocimiento a una ciudad y a un país llenos de cualidades. Reclamamos los Juegos como el premio honorífico a una sociedad con más cualidades que defectos y en la que los merecimientos superan a las imperfecciones. Pero también como elemento dinamizador de la economía y de una nueva forma de vida”.

PriceWaterhouseCoopers (PWC) analizó Madrid en un informe sobre 37 parámetros (calidad de vida, sanidad, seguridad, sostenibilidad y medioambiente, transporte, innovación, etc.). Ese estudio determinó que Madrid estará mejor en 2020 en 24 de ellos, se mantendrá en los niveles actuales en 12 y tan sólo empeorará en uno, el confort térmico producido por el proceso de calentamiento global del planeta, parámetro que no depende de Madrid. “Recordemos que España es líder mundial en energías renovables y verdes por lo que, si bien Madrid sufre los efectos del calentamiento global, contribuye a su mejora en mayor medida que otros países. A lo mejor, una razón más para premiarnos con los Juegos”, puntualizaba el presidente de la candidatura.

Con Barcelona ya se demostró que los Juegos son el mayor y más difundido acontecimiento que puede organizar una ciudad en el seno de un país. “No existe ningún evento que suscite tanta expectación, genere tanto prestigio y difunda tantos ecos. Semejante repercusión redunda inevitablemente en el interés internacional y éste desemboca en inversiones y en creación de puestos de trabajo”, ratificaba.

Un impacto económico que Alejandro desgranó con detalle. “Desde el 7 de septiembre hasta el final de los Juegos se prevé un impacto en el PIB de 3.900 millones de euros, la atracción de 800.000 turistas adicionales con un gasto estimado de 625 millones de euros, un incremento de la recaudación fiscal de 1.170 millones de euros, así como un aumento del bienestar”. “Una estimación objetiva –proseguía- calcula en unos 300.000 los puestos de trabajo que se crearían con los Juegos, especialmente entre los jóvenes, el colectivo más castigado por la crisis y el que tal vez, por esa razón, más nos apoya”.

(Nota y foto oficiales del COE)