Arabia Saudí no llevará finalmente mujeres a Londres en su equipo olímpico

Arabia Saudí no impedirá que sus ciudadanas compitan en los Juegos Olímpicos de Londres, pero no las respaldará oficialmente, dijo el máximo dirigente deportivo del país según lo citó un diario.

Estas declaraciones podrían suponer un compromiso entre los religiosos de línea dura y los reformistas sociales saudíes en medio de la presión internacional para que el reino islámico conservador permita que las atletas lleguen por primera vez a unos Juegos.

«Nosotros no respaldamos ninguna participación de mujeres sauditas en los Juegos y en torneos internacionales», citó el periódico Al Riyadh al príncipe Nawaf bin Faisal, jefe de la Presidencia General de Bienestar de la Juventud.

«La participación de mujeres saudíes será de acuerdo a los deseos de los estudiantes y de otras personas que viven en el extranjero. Todo lo que estamos haciendo es para asegurar esa participación en el marco adecuado y en conformidad con la sharia», citó el diario.

Los clérigos más importantes de Arabia Saudí que ocupan cargos en el Gobierno y siempre han constituido una importante base de apoyo para la familia real gobernante al Saud se han mostrado en contra de la participación femenina en los deportes.

En 2009 un importante clérigo dijo que las niñas corrían el riesgo de perder su virginidad si se rompen el himen al participar en deportes energéticos.

El mes pasado, el Comité Olímpico Internacional dijo «confiar» en que el mayor exportador mundial de petróleo estaba trabajando para enviar a atletas mujeres a los Juegos Olímpicos después de una campaña de Human Rights Watch.

La candidata más probable para competir bajo la bandera saudí en Londres, la jinete Dalma Malhas, también representó al reino en los Juegos Olímpicos Juveniles en Singapur en 2010, pero sin el apoyo o reconocimiento oficial.

La educación física está prohibida en las escuelas públicas para niñas en el reino, pero la única viceministra de Arabia Saudí, Noura al Fayez, escribió a HRW diciendo que hay un plan para introducirla.

El príncipe Nawaf reconoció que hay una alta demanda por los deportes entre las saudíes.

«Ahora hay cientos o miles de personas que practican deportes pero de una manera privada y sin ninguna relación con la Presidencia General de Bienestar de la Juventud», dijo.